Reporte: Hacia un obrador colectivo

Nada mejor que soñar junt@s para aterrizar y darle forma a los sueños.

En todas las dinamizaciones que desde Biocor estamos desarrollando hablamos de un tema en común, los excedentes y la escasez. Al trabajar con personas agricultoras de escala familiar, la producción se ve descompensada en ocasiones por la demanda, afectados por la temporalidad. Aunque los pequeños productores que orientan su producción hacia canales cortos de comercialización y redes territoriales de apoyo. hacen un gran esfuerzo por diversificar, viven momentos de descompensación de oferta y demanda. El ejemplo más claro es el tomate: Cuando más tomate producen, menos venta tienen, pues las familias consumidoras, las tiendas, los comedores, los restaurantes, cambian de hábito y disminuyen notablemente su consumo por estos canales de compra.

De aquí surge la necesidad de buscar alternativas para estos excedentes. Y no solo hablamos de tomate, que puede transformarse en frito, triturado o ser la base de salsas… existe descompensación con frutas, que podrías transformarse en mermeladas y zumos, en hortalizas, que podrían transformarse en conservas al natural.

Reunir a personas especialistas en materias técnicas, económicas o de comunicación, profesionales del sector, con socios y socias de Subbética Ecológica, con distinto perfil, productores y productoras, técnicos, consumidores, restaurantes… ha sido una explosión de ideas y de practicidad a la vez. Pudimos soñar como queremos nuestro obrador, pero pudimos concretar ideas, estrategias, presupuesto, maquinaria, personal, comunicación, modelo de gestión y gobernanza, etc.

Contamos con la ayuda de Jesús Pérez Aparicio, IFAPA de Alameda del Obispo, especialista en conservas, Miriam Cózar, Ecochef, que nos formó con la parte técnica y de procesos. Nahuel Staudacher, empresa de comunicación, que nos ayudó a concretar y unir todas las visiones, ExploraNatura, con experiencia en análisis económicos de actividades colectivas, nos centró en la parte económica.

Con todo este trabajo, estamos desarrollando un proyecto para presentarlo a la convocatoria de la Fundación Carasso, y con ello, soñaremos con que este proyecto sea realidad. Si así fuera, podríamos ejecutar nuestro obrador colectivo y con ello ampliar la conexión campo-ciudad, productor-consumidor, pues habría menos excedentes de nuestra diversa producción y más opción para el consumidor en la compra local.

Trabajo colectivo.

Deja un comentario

Shares